¿Cómo es posible?

¿Cómo es posible que una partícula infinitesimal pueda tener noción de sí misma y del universo en que se encuentra?


En esta generación tenemos la oportunidad de maravillarnos con la inmensidad del universo. Nunca podremos internalizar cuán grande es, porque sobrepasa inmensamente la dimensión humana. Pero al menos, entendemos que es de proporciones muy gigantescas.

Nuestro planeta es uno de varios, de tamaño mediano, dentro del sistema solar. Comparado con el tamaño del Sol, la Tierra es pequeñísima. Nuestro Sol es una estrella de mediana magnitud. No es la gran cosa. Y nuestro sistema solar está ubicado al borde de la galaxia, en una de las “líneas” de la espiral. Estamos muy lejos de la intensa actividad del centro de la galaxia. Las estrellas más cercana al Sol están tan lejos que se hace imposible para un humano acercarse algún día a ellas.



Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene miles de millones de estrellas. Aún así, es de tamaño mediano. Hay miles de millones de otras galaxias en el Universo.

Y en este punto infinitamente pequeño del Universo que llamamos Tierra, se encuentra una partícula infinitamente pequeña llamada ser humano. Un humano que vive un infinitésimo de tiempo del Universo.

No es lógico que en un Universo tan inmensamente grande exista solamente una especie inteligente. Es como construir una casa con millones de millones de habitaciones para ocupar una sola. Ha de haber muchas vidas inteligentes en los miles de millones de galaxias en sus miles de millones de estrellas y sistemas planetarios. Tampoco es lógico que se haya necesitado millones de años y una cantidad de energía inconmensurable para que existieran las condiciones para que naciéramos, y ¡luego vivir poco más de cien años! Es absurdo.

Esta partícula llamada humano puede darse cuenta donde está. Incluso puede deducir la composición física de estrellas y galaxias a las que nunca podrá llegar físicamente. Puede calcular la edad del universo y la edad de las estrellas. Puede meditar sobre la vida y la muerte.

Todo este conocimiento y consciencia no puede lograrse a través de sus sentidos físicos que son menos que un suspiro en la historia de la vida universal. Sentidos que son completamente limitados para percibir la vibración del cosmos. Estoy convencido que lo único que hace posible a la especie humana reflexionar sobre el infinito y la eternidad es que hay algo en ella de infinito y eterno. Lo físico volverá a lo físico, la tierra vuelve a la tierra. Pero su espíritu o su individualidad no es de este reino, no es de esta dimensión, por eso está un pequeño tiempo en esta dimensión para tener experiencias. Pronto, debe volver a su casa, a donde pertenece. Por esto es que nacimos y morimos en este mundo. No podemos quedarnos donde no pertenecemos.

Somos más que un cuerpo, más que emociones o pensamientos. Somos más que un ego, más que una persona. En realidad, somos seres espirituales momentáneamente vestidos por mente, afectos y cuerpo físico. Somos de una realidad trascendente. Y es perfectamente posible elevar la consciencia, el darse cuenta, al ser espiritual que somos y ser conscientes de nuestra inmortalidad. Entonces, aprendemos a vivir esta vida con serenidad y paz. Este aprendizaje se logra en las Escuelas de Iniciación reales, donde sus estudiantes realizan un trabajo sobre sí bajo una guía permanente, despejándose de las ilusiones y condicionamientos.

Es para sentirse muy humilde ante la inmensidad de la vida y, paradojalmente, orgulloso de nuestra realidad espiritual.

Serval Dion Fortune.


Comparación de tamaños de planetas. Júpiter y Saturno atrás, los más grandes. Luego, Urano y Neptuno. En primera fila, a la izquierda, la Tierra.


Comparación de tamaños. El Sol y abajo algunos planetas. El quinto de derecha a izquierda es nuestra Tierra.




Comparación de tamaño del Sol y otras estrellas.




Aquí el Sol es apenas un pixel.



Ubicación de nuestro sistema solar en nuestra galaxia.

2 comentarios:

Luis Vera dijo...

Gracas por compartir este interesante articulo de nuestro universo

Anónimo dijo...

Gracas por compartir este interesante articulo de nuestro universo

Publicar un comentario

¡Tu comentario es muy importante!