Los dígitos

El concepto de la nada, de la ausencia de todo, necesito millones de años en la especie humana para ser elaborado. Nuestra experiencia común nos dice que siempre hay algo, aún en el lugar más vacío, en la oscuridad más absoluta o en la blancura más profunda.

El ser humano creo sistemas numéricos, pero deberían pasar muchos siglos antes que se le ocurriera representar la ausencia de algo con el cero.

No podemos seguir pensando en la nada sin alguna forma de representarlo, aunque esto es una contradicción, pues la nada solamente puede ser representada por nada. Pero para que podamos seguir conversando, veamos una forma que la representa.


El círculo vacío ha sido por siglos una representación de la nada o del cero. Simboliza la eternidad, representada por una serpiente que se muerde su cola (llamada uroboros). Es un ciclo eterno e ininterrumpido. Si no hay un principio activo que intervenga, no hay creación, pues queda este “movimiento” siempre en una eternidad y en sí mismo.

En la nada no puede haber creación. Es necesario un primer impulso, una primera idea, una primera unidad.

Esto lo representa el punto en el centro del círculo. Es un primer principio en el mundo de las ideas más absolutas. El punto es un ente matemático ideal que no existe realmente. Un punto no tiene dimensiones, ni alto, ni largo ni ancho. Tiene dimensión 0.

Sin embargo, el concepto de un punto es una forma de representar algo que comienza y que, a la vez, contiene toda la creación dentro de sí. El dígito 1 suele representar esta misma idea. El 1 contiene a todos los otros números hasta el infinito.

Cuando un punto se reproduce a sí mismo o se pone en movimiento, genera la línea. Una línea tiene una sola dimensión. No tiene ancho ni alto, solamente largo. También es una abstracción, pues no existe en la realidad.

La línea aparece en el instante que el punto es generado. Es una manera de decir que no puede existir el principio de una creación sin su opuesto. No pueda haber unidad sin oposición o sin reflejo. Esta es una inevitable forma de percibir el mundo que tenemos: siempre lo hacemos en oposición a algo. Es lo que en metafísica se llama la “Ley de Polaridad o de los Opuestos Complementarios.

Sin embargo, los polos u opuestos son elementos de una misma realidad. Es importante comprenderlo y encontrar una nueva unidad en ellos. Es lo que representa el número tres. Geométricamente puede representarse por el triángulo, que nace de la unión de los extremos de la polaridad de la línea. Es tan significativo descubrir este tercer punto que une, que significa un nuevo salto dimensional. La línea, recordemos, tiene solamente una dimensión. El triángulo tiene dos dimensiones, largo y ancho.

Esta trinidad o triángulo viene a ser una nueva unidad compuesta por tres elementos. Una creación sólo puede desarrollarse si la unidad primordial se manifiesta dando origen a su oposición y se pone en acción para unirse en el tercer elemento.

Esto está representado en todas las grandes religiones que la humanidad se ha dado. Hay un solo creador pero que se manifiesta en tres realidades.

En América , los mayas creían en la trinidad de Hunab-Ku (creador del universo), Su esposa Ix Axal Uch, y su hijo Itzamná

Los aztecas a su vez tenían una trinidad que estaba representada por Ometecutli, Omecihuatl y Quetzalcóatl.

Los Incas tenían la conformada por Inti (el sol), Pacha Mama(tierra) y Viracocha(hijo del sol)

En la India está la Trimurti o "triple forma", a la que pertenecen Brahma, Visnú y Shiva.

En Egipto es conocida la triada: Rá, Isis y Horus.

En Roma había una trinidad: la triada capitolina, compuesta por Júpiter, Juno y Minerva

En los primeros siglos del cristianismo se formó la Trinidad Católica: Dios, Hijo(Jesús) y Espíritu Santo.

En el Arbol de la Vida esta idea está representa en su tríada superior por las Esferas de La Corona (Kether), La Sabiduría (Kjokmah) y El Entendimiento (Binah).

El triángulo es una representación de Dios o el Creador en muchos esquemas simbólicos.  Representa el mundo de las ideas.

Cuando se simboliza el microcosmos o ser humano, el triángulo representa su individualidad compuesta por el Espíritu. El Intuicional y la Mente Abstracta. Esta individualidad es la realidad o consciencia que permanece vida tras vida en el concepto de la reencarnación.

El 4 es representado especialmente por un tetraedro regular o pirámide formada por cuatro triángulos equiláteros. Es una figura que implica un nuevo y fundamental salto dimensional. Ahora es una figura de tres dimensiones. Tienen largo, ancho y alto. Nosotros vivimos con un cuerpo en el mundo de tres dimensiones.

Este salto dimensional está representado en el Arbol de la Vida por la Esfera de La Misericordia (Kjesed).

El 4 también se representa por un cuadrilátero, especialmente por un cuadrado.

Este Cuaternario es el símbolo de los cuatro vehículos inferiores del ser humano, aquellos que se forman en cada encarnación:

Mente Concreta, Emocional o Astral, Etérico y Físico.

Representa también los cuatro elementos simbólicos de la creación terrenal: tierra, agua, aire y fuego.

También está relacionado con las 4 cosas que gobiernan a este mundo, como son las 4 estaciones del año, los 4 puntos cardinales, las 4 fases de la luna, los 4 arcángeles, los 4 elementos, etc.

La creación se completa y evoluciona en el 4. Hay un principio activo (1), uno receptivo (2) que se unen en un principio neutro (3). Esta nueva unidad pasa a ser el principio activo de una nueva creación en otro plano. El cuatro principio de una creación se llama Principio de Transición, porque es a la vez un producto de la creación anterior y es el principio Activo de la creación siguiente.

Como la línea simboliza el dígito 2, dos líneas simbolizan el 4. Por lo tanto, todas las cruces son un símbolo de este cuaternario.

Las cruces son un símbolo muy antiguo y lo encontramos en todas las culturas. La barra vertical representa el principio activo. La barra horizontal el principio receptivo.

La cruz de cuatro brazos iguales representa el equilibrio entre los dos principios. Y también representa los cuatro principios de toda creación. El cuaternario.

La cruz usada por el cristianismo representa el principio activo unido al receptivo y sobre pasándolo. Es una cruz que simboliza el servicio o el sacrificio.

Cuando la barra vertical del principio activo es retenida por la barra horizontal o principio receptivo, tenemos la cruz tau. Representa el dominio y control de la energía para entregarla posteriormente.

Un círculo sobre esta cruz simboliza la irradiación de esta energía retenida momentáneamente. Es una vibración que se dosifica para algún fin específico.  Así tenemos la cruz Ank o Ansata.

El número 5 es representado especialmente por los pentágonos, ya sea el pentágono regular o el pentágono estrellado.

Mediante la clave cinco el hombre fue desarrollando curiosidad con respecto a la vida, la cual lo llevo o cuestionarse todo.

Representa el proceso del desarrollo de la inteligencia y la capacidad intelectual del ser humano. El pentágono estrellado o estrella de cinco puntas representa el microcosmos, el ser humano. Es como una persona con los brazos abiertos. Las cuatro puntas inferiores representan los cuatro elementos y la punta hacia arriba, la voluntad y las facultades superiores propias de una especie inteligente y consciente de lo superior. Es la superioridad del espíritu sobre los cuatro elementos.

Es un símbolo de protección.

El número seis tiene una buena representación en la estrella de seis puntas o hexágono regular estrellado. Está formado por dos triángulos equiláteros entrelazados.

Como dijimos, los triángulos representan una creación trina. El triángulo que asciende, es una creación aspiracional, evolutiva. El triángulo que desciende, es una creación inspiracional, involutiva. El símbolo completo representa el macrocosmos o creación universal.

El dígito 7 lo podemos representar por la unión del triángulo y el cuadrado, símbolo de la unión de la individualidad con la personalidad. Nos representa la constitución septenaria del ser humano con sus siete niveles de consciencia. El ser humano evolucionado es el que ha desarrollado los siete aspectos de su destino.

Otra representación del número siete es el heptágono estrellado o estrella de siete puntas.  Está simbolizando a los 7 planetas, a los 7 días de la semana, 7 colores del arco iris, 7 chakras o las 7 notas musicales. El número siete representa la suma del cielo y la tierra. Esta estrella adquiere un significado muy místico y sobre todo mágico.

El 8 puede ser representado por dos cuadrados entrelazados o por la rosa de los vientos. Es el símbolo de las cuatro direcciones de nuestra existencia: las tres espaciales y una temporal. Arriba y abajo, izquierda y derecha, atrás y adelante, pasado y futuro.

Nuestra existencia transcurre en estos cuatro ejes dimensionales y todos sus posibles eventos están simbolizados ene l I’Ching y sus trigramas.

El 9 es el número del iniciado o maestro. Es el dígito más alto. Es el ser humano al centro de las cuatro direcciones posibles.  Su representación en metafísica es la estrella de nueve puntas. Esta estrella está formada por tres triángulos equiláteros entrelazados.

El templo de las musas donde enseñaba Pitágoras estaba dedicado al número 9.
El 9 es llamado por los pitagóricos “El Alfa y la Omega”,

Es el número de la iniciación, porque marca el final de una fase de desarrollo espiritual en la cual pasaron los primeros dígitos y es el comienzo de otra fase superior en donde aparecen los números maestros.

Esta clave ya aprendió la experiencia de las claves anteriores por lo cual está en su última etapa como dígito.

S.V.


Infórmese de nuestros cursos y DVD sobre Merkaba.


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Tu comentario es muy importante!