Nuestros centros de energía vibran con la música

Tenemos en nuestro organismo determinadas zonas donde se concentran especialmente ganglios, nervios y glándulas endocrinas, correspondientes en su ubicación a lo que los orientales denominan chakras o centros de energía.

Si el sonido existe desde los orígenes del universo, si la vibración forma parte de la creación, nosotros también debemos tener o emitir una vibración. La desarmonía se producirá cuando nuestra vibración no es igual a la de la creación.

Desde los orígenes el ser humano ha creído en la música como medio para armonizarse entre sus planos, entre los planos visibles e invisibles, con danzas sagradas, mantrams,  sonidos, música llamada de relajación y ahora la llamada “new age”.

La primera vibración debería ser nuestra voz. La voz del ser amado es como una música, la de la madre, como un bálsamo, la del padre, un tranquilizante, un apoyo. Estoy haciendo referencia a lo que debiera ser, no a lo que en general se da en nuestras comunidades. Cuando hablamos ¿qué tono estamos utilizando? 

De la palabra pasamos al canto, que es un instrumento personal y que se puede llevar a todas partes, no como cuando se ejecuta un instrumento y el artista depende de él. Quien canta tiene ese don de ser él mismo un instrumento y usarlo siempre, no importa donde vaya.  Análogamente todo nuestro ser puede ser una música y podemos ser un instrumento para armonizar a los demás con nuestra presencia, con nuestros pensamientos, con nuestros gestos. Todos nuestros actos podrían ser una manifestación musical de nuestro ser.

Se ha escrito bastante sobre la influencia de la música en nuestros estados de conciencia. Lo hemos comprobado a través de las prácticas de reprogramación mental, de aquietamiento o relajación, en sesiones de hipnosis en que la música juega un papel importante de ayuda para lograr el estado anímico requerido. Lo importante es encontrar la música adecuada. Para esto, existen en el mercado temas compuestos especialmente para la ocasión, con los cuales los compositores han querido colaborar con nuestra armonización a través de la música.

Sanación y música


El equilibrio se logra desequilibrando aquello que queremos anular, por lo tanto, si estás triste, escucha algo alegre. Si estás muy alegre, escucha música para tranquilizarte. Si tu problema es la angustia, pon música para serenarte. Si estás siendo obseso en tus pensamientos, pon una música que rompa esa rutina con mucha fuerza.

Están de moda las disciplinas que sanan al ser humano a través de la transmisión de energía, como yoga, reiki, flores, aromaterapia, armonización de los chakras.  Y la efectividad de estas disciplinas es ayudada en gran medida por música adecuada que se eligen el momento de practicarlas. Quizás no sea tan efectiva la práctica de la disciplina misma, pero aún así, te sentirás mejor por la magia de la música, que te hace serenarte, te permite soñar, te permite equilibrarte emocional y mentalmente. Es decir, influye para que tus células vibren en la misma longitud de onda de esa música armónica.

Aún es tiempo para aprender a disfrutar de la música y revivir con ella.

La Editorial Círculo Aleph tiene una grabación de Sergio Valdivia que incluye música en la vibración de cada chakra, afirmaciones positivas relacionadas con cada uno y visualización de su color correspondiente. Produce un notable efecto de bienestar y sanación. (www.circuloaleph.com/editorial/sie.htm)


H. Iésod, S.I. de la Orden Martinista

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Tu comentario es muy importante!