Otoño: tiempo de aprender y mejorar

Este es tiempo de recuerdos y de balances de todo lo que hemos realizado. Mira hacia atrás y examina lo que has realizado y hecho y lo que no te has atrevido a realizar, y lo que ha sido y no ha sido, lo que deseabas ser y ya no es. Evoca los días perdidos; rememora los distintos rostros que a lo largo del tiempo reflejaron el espejo cuando te mirabas en él. Piensa en el niño(a) que fue y ya no lo es, en los recuerdos que has olvidado, en los sueños que no se cumplieron y en los que ni siquiera te atreviste a soñar. Es el momento de prepararte para despedirlo y reflexionar sobre los ciclos de la vida: Nacimiento-Crecimiento-Madurez Y muerte.

Debes recordar y aceptar que todas las cosas tienen un final, pero con la conclusión de que cada final conlleva asimismo un nuevo comienzo. Es el momento de agradecer al Dios y a la Diosa y madre naturaleza y sus elementos, las bendiciones que nos han otorgado hasta ahora, de mirar hacia los esfuerzos del pasado y ver que han dado fruto y si algunos no dieron sus frutos también es el momento de reflexión y acción a cambiar el escenario a un concepto de vida sólida, esa es la labor de un ser que cree en la realidad espiritual y que busca el despertar de la consciencia.

Qué bueno es poder recibir las nuevas estaciones, celebrar los cambios y los movimientos sobre nuestra Divina y Madre Tierra.

Desde siempre pueblos originarios y antiguas tradiciones han levantado sus ritos y ceremonias para aliarse a la Naturaleza, honrando y renovando así la vida, de alguna manera en el poder de sus ciclos.

De esta forma damos la bienvenida a la estación dorada, conscientes del compromiso de los elementos en la preparación de una buena tierra para las nuevas semillas. Agradecidos de sus vientos que purifican dando nuevos aires a nuestros pensamientos. Celebremos la magia del cambio, que se presenta para nosotros como un gran regalo, como una posibilidad para integrarnos a la gran danza de la vida.

Se trata de una festividad muy alegre que celebra la abundancia y la generosidad de la Tierra y que completa la recolección del grano.

Se trata también de un momento de equilibrio. Las fuerzas de la oscuridad y de la luz se encuentran en igualdad, A partir de este instante, la oscuridad irá ganando terreno hasta alcanzar su punto álgido el Solsticio de Invierno, El Equinoccio de Otoño marca el comienzo de una época de serenidad.

El verano va perdiendo fuerza y las hojas de los árboles comienzan a dorarse. Poco a poco, la Naturaleza nos ofrece un auténtico espectáculo de color que invita a la relajación, al descanso, antes de que comiencen los duros meses de invierno.

Los colores propios de esta festividad son los rojos, anaranjados, dorados, marrones y violetas Que permiten sintonizar con las energías de este día.

El otoño es época de cosecha y recolección, Allí deberemos obtener el resultado de nuestro trabajo.  Estos resultados pueden ser muy buenos, buenos frutos y allí aprenderemos que el procedimiento empleado ha sido correcto, Otros objetivos habrán sido logrados sólo parcialmente o no tal como lo esperábamos. Es la fruta de segunda o tercera selección.

Aprenderemos cómo corregir en el futuro nuestro trabajo, Por último, habrá objetivos que no se consiguen, Es el fruto pasmado o podrido. Debe ser rápidamente apartado, También aquí aprenderemos.

Sabremos que de ese modo como lo hemos hecho, no conseguimos lo esperado y por tanto habrá que probar una nueva estrategia.

En esta época, entonces, procedemos a la evaluación de nuestros logros, Esta evaluación nos permitirá aprender cosas nuevas, procedimientos mejores, para formularnos nuevos propósitos y corregir defectos.

Elegiremos los mejores frutos y de allí sacaremos las mejores semillas para la futura siembra. Análogamente un mes está sujeto a estos mismos cuatro procesos, Y también un día.

Es importante irse a dormir cuando ya se ha evaluado y se ha descansado, para que el sueño no sea perturbador, Un sueño perturbador será causa de negatividad y estrés al día siguiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Tu comentario es muy importante!