Yo y el universo



El universo tiene un orden y estructura determinados lo que nos permite, por ejemplo, saber las características de una estrella lejana aunque jamás podamos ir a verla. Este orden establecido nos permite construir leyes y principios que nos posibilita salir al espacio exterior o construir una casa sin que ésta se derrumbe.

Toda construcción o movimiento es posible expresarlo matemáticamente. En otras palabras, el universo tiene estructura matemática. ¿Significa que la creación fue hecha por una inteligencia? ¿O es nuestra mente la que construye el modelo matemático para entender el mundo? ¿Es quizá una representación que nos hacemos de la realidad? 

La ProgramaciónNeurolingüística, entre otras disciplinas mucho más antiguas, nos explican que una cosa es el mapa y otra el territorio. Es decir, la realidad puede ser bien diferente de cómo nosotros la representamos, tal como una ciudad es muy distinta en la realidad al mapa de ella.

Pero si nuestra mente es capaz de construir este modelo, es porque, creo yo, forma parte de la misma y única creación y, en consecuencia, forma parte de la misma estructura matemática.


Entender de matemática y estructuras nos permite conocer mejor el mundo. Matemática es distinto a cálculo. Podemos comprender como se estructuran las cosas aunque nos cueste dividir o sumar algo.

Si la creación tiene un componente más allá de lo físico, que podemos llamar espiritual o metafísico, esta dimensión más elevada con respecto a lo físico debe tener también la misma estructura y las mismas leyes de composición interna. De modo que por analogía podríamos comprenderla un poco.

Un esquema matemático muy completo como es el Árbol de la Vida, originado hace siglos en la antigua mesopotamia, ha sido completado a través del tiempo llegando a ser un esquema simple, abstracto y, a la vez, complejo. Se trata de una red matemática compuesta de un conjunto de nodos o vértices interconectados, llamados “esferas”.
Cada conexión y cada nodo es polisémico, es decir, tiene muchos significados. 

Relacionarlos produce una cantidad enorme de combinaciones que inspira nuestra mente profunda para trascender la lógica de esta dimensión más física donde nos desenvolvemos. Por analogías, podemos conectarnos con mapas más complejos y abstractos, posibilitando inspiraciones más allá de la deducción lógica. Es un símbolo que nos puede inspirar a meditar sobre la vida, su estructura y su finalidad.

Las elucubraciones de nuestra mente y de nuestro componente más esencial que podemos llamar espiritual deben ser análogos, semejantes, en cuanto a la estructura del universo, puesto que formamos parte de él. Así que puede ser posible que “sintonicen” con realidades más esenciales.

Algunos estamos convencidos que la vida y la creación tiene un origen y componente dimensional más elevado, que hay una vida espiritual por sobre lo material, para decirlo de alguna manera. Conocer realidades más abstractas nos lleva a tener un mejor dominio de la vida.

Somos una partícula infinitamente pequeña en un universo de dimensiones enormes e incomprensibles para nosotros. Y sin embargo, esta partícula humana es capaz de conocer las leyes de composición del universo, es capaz de percibir y comprender galaxias y de conocer la historia de la creación. Esto sólo es posible porque el humano es más que un mamífero, es más que un animal: es un ser espiritual. Somos un ser de otra dimensión que ha venido aquí revestido de un cuerpo tridimensional. Viene por un tiempo, por eso pronto se tiene que ir. El cuerpo es infinitamente pequeño y el ser espiritual que somos es infinitamente grande.

Podemos aprender mucho de este ser espiritual y abrirnos al espacio y tiempo ilimitado al elevar nuestra consciencia mental a esta realidad.

Hay misterios de nuestra vida que pueden ser revelados la estudiar más allá de lo físico, lo metafísico.

Y relacionado con la matemática, hay todavía también muchos misterios. ¿Cómo es posible que podamos dibujar una circunferencia y su diámetro, aún cuando nunca podremos calcular con exactitud cuántas veces cabe el diámetro en su perímetro? Sabemos que cabe como 3,14159…. veces (el número pi), con una cantidad infinita de decimales.

¿Cómo es posible que un día como hoy, dedicado al número pi, fallece Stephen Hawking, científico físico y matemático a los 76 años en circunstancias que los médicos le habían pronosticado sólo un par de años de vida cuando se le detectó su enfermedad (esclerosis lateral amiotrófica); es decir, tendría que haber muerto a los 24 años? ¡Cuánto puede la voluntad humana para sobreponerse a las limitaciones físicas! Pensando y creando hasta su último suspiro de vida en este mundo físico. ¿Seguirá pensando en otra dimensión?

Tú también puedes aprender a tener dominio de tu vida y a proyectarte a dimensiones más superiores para conocer mejor la realidad y tu destino. También puedes aprender sobre el Árbol de la Vida. Aquí hay una alternativa seria y responsable para aprender metafísica. (En Santiago de Chile, Grupo de Estudios de Metafísica Aplicada. info@iniciados.org).

Serval Dion-Fortune
En el díade pi, 14 de marzo de 2018 y del fallecimiento de Stephen Hawking.


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Tu comentario es muy importante!